El hombre de acero

Un hombre de acero encuentra su temple

Después de sufrir un fuerte golpe en la cabeza en 2011, Rafael llegó a CNS en una silla de ruedas para recibir cuidados intermedios, enormemente afectado por la pérdida de la visión y de la función cognitiva.

Como trabajador calificado de una acerería, quedó devastado cuando una tubería golpeó su cabeza y lo dejó con contusiones en el hueso temporal derecho.
“No puedo creer hasta dónde ha llegado, él es nuestro milagro”.
Su vida como esposo, padre y trabajador de acerería quedó amenazada por una pérdida que nadie esperaba.

Una vez que logró volver a caminar de manera independiente, Rafael fue transferido al programa Residencia Asistida, después de varios meses de recibir cuidados intermedios en el CNS. A partir de ese momento, mejoraron su visión y la capacidad para procesar información, y su empleador le ha informado que la puerta sigue abierta para un trabajo de medio tiempo.
Con respecto a quienes lo acompañaron, nos indica: “Tengo tres familias ahora: mis hijos, mis compañeros de trabajo y el personal del CNS”.

De hecho, cuando el administrador de casos de rehabilitación recibió el correo electrónico de su empleador, se sorprendió por el progreso alcanzado.

“No puedo creer hasta dónde ha llegado, me emociona al punto de las lágrimas, él es nuestro milagro”.

Según su administrador de casos, las lágrimas son entendibles dado el camino de recuperación por el que ha transitado. Mientras se encontraba en rehabilitación, Rafael volvió a aprender las destrezas para administrar el hogar, como limpiar, cocinar y hacer su cama. Su éxito en Residencia Asistida implica reconstruir destrezas específicas de la vida, como realizar operaciones bancarias, pagar facturas, administrar el dinero, organizarse y reintegrarse a algún nivel de empleo o trabajo voluntario.

“Evolucionó físicamente más rápido que a nivel cognitivo”, aclaró su administrador de casos.

“Siempre requerirá asistencia, pero su mayor logro ha sido su determinación para seguir nuestras sugerencias”.

Se puso a prueba su temple, pero no lo perdió. El hombre lesionado que llegó a nosotros es un hombre diferente hoy: ha emergido como una persona competente que posee el aliento diario para vivir plenamente.

Contact Us

We will gladly answer all or your questions about rehabilitation at Centre for Neuro Skills.

email cns@neuroskills.com

phone 1.800.922.4994
or Request a Callback


brain injury store


free brain injury newsletter


why choose cns for brain injury rehabilitation


brain injury newsletter


brain injury store